loader image
  • Cargando información de la bolsa…

La regla de los 5 segundos para aprovechar los momentos que cambian la vida

La regla de los 5 segundos para superar el miedo y aprovechar los momentos que cambian la vida

Sí, en cinco segundos puedes decidir presentarle tu negocio a un posible cliente, pedir el aumento que te mereces o, incluso, acercarte a esa persona que te gusta. Y eso lo puedes lograr con la regla de los cinco segundos para aprovechar los momentos que cambian la vida.

La regla de los cinco segundos es un exitoso libro de Mel Robbins en el que comparte una técnica basada en la investigación para eliminar el pensamiento excesivo. Aquí te la resumo: 

La regla de los cinco segundos

¿Recuerdas ese momento de niños en el que se contaba 5, 4, 3, 2, 1… antes de tirarse a una piscina? Pues bien, puedes aplicar esa misma estrategia para ser audaz en cualquier área de la vida: ya sea para eliminar la procrastinación (como levantarse de la cama) o para subir al escenario para un discurso importante.

La regla de los 5 segundos te llevará a donde necesitas estar.

Te puede interesar: Los mejores consejos de Sam Altman, fundador de OpenAI, para emprendedores.

Cómo funciona la regla de los cinco segundos

«En el momento en que tienes un instinto para actuar sobre un objetivo, debes contar 5-4-3-2-1 y moverte físicamente o tu cerebro te detendrá», Mel Robbins.

La regla de los cinco segundos mejora tu ‘lugar de control’ porque te ayuda a pasar de la ansiedad incontrolada a la emoción.

Y es que según los neurocientíficos, el 95% de nuestras decisiones se basan en sentimientos. El problema con eso es que primero debes cambiar tu comportamiento para cambiar cómo te sientes.

En palabras de Aristóteles, «Haz el bien, siéntete bien». Y eso es exactamente lo que la regla de los cinco segundos te ayudará a hacer.

Te puede interesar: 10 conceptos mentales que te harán más inteligente

Pensar demasiado = actuar poco

La mayoría de nosotros pasamos por la vida, pensando demasiado, así:

«Acechas el borde de la piscina, molestando a la gente con preguntas sobre qué tan fría está el agua, qué tan profunda es, cómo es mojarse así… cualquier cosa para evitar saltar», John Carlton.

Y bueno, una vez que estamos sumergidos en agua bañada por el sol, disfrutando de la libertad de la ingravidez, podemos pensar que ojalá hubiéramos saltado antes. Es tan simple como contar 5, 4, 3, 2, 1… y lanzarse.

Consulta más recursos y consejos de valor para tu emprendimiento o negocio en moviendonegocios.com.

Noticias Relacionadas:

No es lo mismo una persona entrenada para vender que una persona que resuelve el desafío comercial de una startup.